Avenc Tapat

Situación: Serra de na Burguesa (Calvià).
Punto de partida
: Urb. Costa d'en Blanes.
Calzado: Botas de montaña.
Ropa
: Mono imprescindible.
Desnivel desde el punto de partida: 250 m aproximadamente.
Distancia desde el punto de partida: 1 200 m aproximadamente.
Estética: III.
Magnitud: VII
.

Dificultad: VI .
Altitud: 372 m.
Origen: Kárstico
Recorrido: Vertical.
Profundidad: - 56 m.
Tiempo de aproximación: 40 minutos.
Aprovisionamiento: Llevar agua sobre todo en verano.
Mejor época: Cualquiera.
Acceso: Vehículo propio.
Mapas: Editorial Alpina, Mallorca Tramuntana Sur 1:25.000. Instituto geográfico Nacional, (Sant Agustí) 698 - III 1:25.000.
Coordenadas UTM DATUM ETRS89: 461003 E, 4378640 N.
Material:
2 cuerdas, una de 40 y la otra de 25 m, varias cintas así como algunos mosquetones.

Última actualización: 10 de febrero de 2016.


Descripción

Situada en el cortafuego de la pista que transcurre entre el Coll des Pastors y las antenas del Mirador, se encuentra esta fractura distensiva que se desarrolla sobre brechas dolomíticas con una orientación NE-SO. La pequeña boca de 0,40 x 0,80 m se encontraba bien tapada, lo que motivo que su localización no fuera fácil.

Tras instalar en un pino que se encuentra en las proximidades, se inicia un descenso que en aproximadamente 3, 5 m nos adentra en la fractura propiamente dicha y donde la separación de los dos extremos de la fractura nos da una idea de lo que va a ser el resto de la visita. Durante el descenso a la primera planta estaremos acompañados de unas bonitas raíces. Una vez toquemos suelo comenzaremos un descenso teniendo que fracionar con una cinta en un anclaje natural por el que se puede pasar la cinta (es una buena opción si no queremos poner un spit que sería lo más apropiado). El descenso al siguiente nivel aunque es muy corto (no llega a los 3 m) se hace dificultoso. Llegado a este punto un pequeño escarpe debemos de superar para avanzar unos metros por la fractura o bien continuar con el descenso fraccionando nuevamente en anclaje natural. En la cabecera del “pozo”. 24 m más abajo a – 48 m llegamos al extremo norte de la última planta a la que se puede acceder. Su longitud es de 12 m y en el extremo sur podemos comprobar como la fractura sigue pero intransitable.

Aunque este tipo de cavidades no se prestan a ser demasiado bellas, no por ello carece de formaciones, de hecho, sus paredes se encuentran recubiertas por coladas en su totalidad y en algunos casos con bonitas banderas en las zonas extraplomadas, sin olvidarnos de ciertos rincones donde crecen delicados espeleotemas algunos de ellos afectados por procesos de subsidencia (hundimiento).

Sus 56 m de profundidad nos permitirán pasar unas horas entretenidas transitando por una sima en donde la escasa separación de las paredes en algún momento nos pondrán a prueba.