Cova del Estudiant

Situación: Soller.
Punto de partida
:
Una vez en Soller coger la calle Cami Vell de Palma y posteriormente la segunda a la izquierda Cami des Pontinat hasta llegar al puente que cruza el torrente que cruzaremos así como la vía de tren para encaminarnos paralelos al torrente por el cami de sa Font de s’Olla hasta llegar a la altura de la casa de Can Gomila donde pediremos permiso de acceso a la cueva a D. José Siquier Llobera, propietario de los terrenos donde se encuenta la cueva.

Calzado: Botas de montaña.
Ropa
: Recomendable llevar mono.
Desnivel desde el punto de partida : No es relevante.
Distancia desde el punto de partida : 220 metros aproximadamente desde la casa de Can Gomila.
Estética: IV.
Magnitud: IV.
Dificultad: II.
Altitud: 75 m.
Origen: Kárstico
Recorrido: Predominantemente horizontal.
Profundidad: -22 m.
Tiempo de aproximación: Más menos 10 minutos desde Can Gomila.
Aprovisionamiento: Llevar lo necesario.
Mejor época: Cualquiera.
Acceso: Vehículo propio, tambien se puede ir en el tipico tren de Soller que parte desde Palma.
Mapas:Editorial Alpina, Mallorca Central 1:25.000. Instituto Geográfico Nacional, (Soller)670 - II 1:25.000
Coordenadas UTM DATUM EUROPEAN 1950: 475395 E, 4401020 N.
Coordenadas UTM DATUM ETRS89: 475301 E, 4400814 N.
Material: Solo casco e iluminación.
Última actualización: 27/07/2019.


Descripción

Antaño explotada turisticamente, hoy solo queda de aquella época los trabajos de acondicionamiento que se realizaron en su interior, visibles principalmente la gran cantidad de escaleras que tuvieron que construirse, durante la visita aun son visibles los restos los cables de la instalación eléctrica así como alguna que otra caja de fusibles. La explotación turística de la cueva comenzó con anterioridad a la guerra civil española siendo abandonada después, tapiada la entrada por su dueño así se mantuvo hasta bien avanzada la década de los setenta (Martí Romero, 1975).

Hasta hace no mucho tiempo la entrada de la cueva se encontraba cerrada por una pequeña puerta metálica de un metro de altura por sesenta centímetros de anchura manteniéndose abierta un ventana sobre la puerta de cuarenta y cinco por ochenta centímetros para que pudiera ser visitada. Previamente existe una puerta natural de dos por uno coma diez metros.

Nada más adentrarnos en la cavidad que se encuentra orientada E - W nos encontramos con una especie de vestíbulo de unos siete metros de longitud en el que se encuentra en ruinas los restos de una mesa redonda rodeada de un banco que seguramente se utilizaba para ir acomodando a los visitantes de la cueva antes del inicio de la visita que comenzaba subiendo por unas escaleras hasta llegar a un pequeño descansillo para a continuación seguir ganando altura por otro pequeño tramo de escalera antes de iniciar el descenso hasta un pequeño rellano donde podemos visitar el primer lago a la vez que sifón. En los años 80, Mallorca pasó a ser frecuentada por espeleobuceadores alemanes y checos. Mientras tanto también se realizaban inmersiones por parte de mallorquines en diferentes cavidades de la isla; así Miquel Garau del Grup Espeleològic EST, explora el año 1974, 40 metros del sifón 2 de la cueva que se encuentra en el extremo más alejado de la cueva (Francesc Gracia, 2002). Este primer lago sifón es el menos profundo así como el más pequeño. Regresaremos nuevamente a la galería principal utilizando un camino alternativo ya que en la cueva se habilitaron dos camino para acceder al lago y así no repetir el regreso.

En esta parte de la cueva es donde se puede apreciar un mayor concrecionamiento litoquimico así que iremos caminando rodeado de todo tipo de formaciones hasta llegar a una nueva bifurcación, si continuamos por la derecha nuestro camino va a transcurrir por unas escalera de pequeños peldaños que apuntan hacia el techo de la cavidad con una inclinación muy grande aunque bastante bien conservadas, estas escaleras se construyeron para poder acercar a los visitantes a un precioso rincón donde el concrecionamiento de la cueva se encuentra en buen estado destacando coladas parietales, de distintos colores columnas, enormes estalagmitas así como un buen número de estalactitas excéntricas.

De nuevo en la galería principal seguiremos la visita de la cueva rodeados de un gran concrecionamiento hasta llegar al segundo lago de la cueva donde daremos por finalizada la visita salvo que estemos equipados del equipo necesario para la práctica del espelebuceo ya que entonces y una vez superado el sifón una parte terrestre nos separa de otro pequeño lago donde sigue la continuidad de la cueva. Ignoro si en algún momento se dio por finalizada la cueva.

NOTA: La Cova del Estudiante es una de la 30 cavidades ZEC que en la actualidad existen en la isla de Mallora. por ese motivo está prohibido su acceso sin el correspondiente permiso de la Conselleria Medi Ambient.