Cala Mesquida - Cala Agulla

Ficha Técnica

Régimen de protección: Area Natural de Especial Interés.
Superficie:    588 has.

Altitud: 259 m.    
Coordenadas: 39º43'58'' N, 3º26'32'' E. ( Coordenadas adaptadas al GPS, DATUM WGS84 ).



Datos prácticos

Acceso: El acceso a este extremo oriental de la Península de Artá se realiza desde la localidad de Capdepera. Desde aquí se toma una vía secundaria hasta Cala Mesquida, o bien la autovía que enlaza Capdepera con Cala Ratjada y de aquí a Cala Agulla. Entre ambas Calas existen varias sendas que las enlazan.

Información General: Consejería de Medio Ambiente del Govern de les Illes Balears
Avda. Gabriel Alomar i Villalonga, 33.
07006 Palma de Mallorca.
Tel: 971 17 68 00 / 971 17 68 49
Fax: 971 17 68 01 / 971 17 68 02

Decripción

Los conjuntos dunares de las calas Mesquida y Agulla, acogen extensos pinares y una amplia y rica avifauna. En el extremo este del macizo de Artá, bajo eternos acantilados calcáreos se enclavan estas paradisíacas playas de aguas cristalinas.

La cala de Sa Mesquida presenta un ambiente íntimo y recogido donde acuden los lugareños. Sus doradas arenas se extienden sobre una franja de 320 metros de longitud y 80 metros de anchura.
La presión turística estival ha dejado una triste huella en la conservación de las colonias vegetales de barrón y lirio de mar. Adentrándose en el terreno surgen las masas forestales de pinos y sabinas, jalonados con un esplendido sotobosque de lentiscos, brezos, madroños y altos palmitos.
Una gran colonia de gaviotas argénteas y cormoranes moñudos frecuentan las calas desde sus nidos ubicados en los acantilados cercanos del Cap de Freu. En los pinares interiores encontramos cuervos, palomas bravías y roqueros solitarios.

Destacado: Una alternativa litoral y menos frecuentadas es la Raconada de Sa Mesquida Vella, una playa totalmente virgen, de cantos rodados, destaca por su intenso color oscuro. Tiene 70 metros de longitud y 80 metros de anchura.

Descripción biológica: La belleza de las calas Mesquida y Agulla reside en la frondosidad de sus bosques y en sus finas y doradas arenas.
Los valores ambientales de estas áreas naturales se han visto gravemente degradadas por la constante presencia de turistas y vehículos 4 x 4.

Entorno cultural: La historia local es de gran colorido y riqueza, en Capdepera desembarcaron las tropas franco-españolas en 1781 para conquistar la isla, bajo las órdenes del duque de Crillón.