Parque Natural de la Dragonera

Ficha Técnica
Régimen de protección:   Parque natural la Dragonera.

Hábitats: 
Acantilados costeros, calas y litoral rocoso, pinar y garrigas, ecosistemas submarinos.
Superficie: 288 ha

Altitud: máxima 343 m.

Coordenadas: 39º35´17'' N; 2º19´42'' E. ( Coordenadas adaptadas al GPS, DATUM WGS84 ).


Datos prácticos

Existe un Centro de Interpretación del Parque junto a la playa de Cala Mondragó.

Accesos: Se puede llegar a la Dragonera en barco dede los puertos de Sant Elm o Andratx. Para llegar a la Trapa hay un camino peatonal que parte de Sant Elm. Está indicado a la salida del pueblo.    

Normas para visitarlo: Para la visita a la Dragonera se puede obtener el preceptivo permiso en la sede del Consell Insular de Mallorca. Se recomienda circular por los caminos existentes. El acceso a La Trapa es libre. Si se efectúa recorrido por mar evitar la proximidad a los cantiles en época de reproducción (de 1/3 al 31/7)

Época aconsejada para visitarlo:

Cualquier época del año.



 

Descripción

La isla Dragonera es una prolongación de la Sierra de Tramuntana, en el extremo suroeste de la costa mallorquina. Tiene forma alargada siguiendo un eje noroeste-suroeste con una distancia máxima de 3,7 km entre los dos extremos (Cap de Tramuntana y Cap Llebeig). Frente a ella, en la costa  de Mallorca y algo más al norte, se encuentra la zona de acantilados costeros denominada la Trapa.

El clima de la zona es mediterráneo semiárido, con una temperatura media entre los 17ºC y los 18ºC y una pluviosidad media anual de 350mm.

En cuanto a su geomorfología, la isla presenta un relieve abrupto, cayendo la costa de poniente hacia el mar en acantilados verticales de considerable altura. La costa de levante desciende de forma más progresiva y canaliza las escasas aguas de escorrentía. En este sector el litoral es articulado, con estrechas calas y un pequeño puerto natural, Cala Lladó. Na Popi con sus 343 m es el punto más elevado de Dragonera. La isla es una escama de encabalgamiento donde las dolomías, margas y arcillas del Triásico son las formaciones más extensas. La naturaleza calcárea de la isla ha motivado la existencia de diversas formaciones kársticas como cuevas y simas de profundidad notable.

La vegetación de la Dragonera está constituida por un conjunto de comunidades mediterráneas de tipo termófilo influida por el clima semiárido, conociéndose la existencia, como mínimo, de veinte endemismos de Baleares y cuatro del Mediterráneo occidental. En la actualidad predomina el pinar de pino de halepo (Pinus halepensis) en proceso de expansión, alternando con áreas de garriga mediterránea con ejemplares de acebuche (Olea europaea var. sylvestris) bien desarrollados.

En cuanto a los ecosistemas submarinos de la Dragonera, merecen especial mención desde el punto de vista biológico las comunidades pre-coralígenas y coralígenas, así como la comunidad de Posidonia oceanica.

Dentro de la fauna de vertebrados de la isla destaca la densa población de lagartija balear con una subespecie propia del islote (Podarcis lifordi giglioli), y la presencia de un crustáceo ciego, Tiphlocirolana moraguesi, que habita en la "Cova des Moro", una sima relativamente profunda en cuyas lagunas ha evolucionado esta singular especie.

Las colonias de aves marinas y rapaces nidificantes son, sin duda, lo más llamativo de esta isla. Existen colonias nidificantes de cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis desmareti), pardela balear (Puffinus yelkuan), pardela cenicienta (Calonectris diomeda), gaviota de Audouin (Larus audouinii), paíño común (Hydrobates pelagicus). Excepcionalmente elevada (2.000 parejas) es la colonia de gaviota patiamarilla (Larus cachinnans). Entre las rapaces cabe destacar una de las mayores colonias del mediterráneo de halcón de Eleonor (Falco eleonorae), con más de 130 parejas. Por su situación geográfica, La Dragonera es un punto importante en la migración otoñal, hecho evidenciado en las campañas de anillamiento que se vienen efectuando desde hace años en la isla.

En la Trapa se conoce la esistencia de 75 especies de aves nidificantes, destacando la nidificación del águila pescadora (Pandion haliaetus) y la mayor colonia conocida de pardela pichoneta (Puffinus puffinus) estimada en unas 100 parejas reproductoras.