Cova de Na Barxa, de sa Bassa, o de n'Aladern

Situación: Capdepera.
Punto de partida
: Font de sa Cala. Podemos comenzar a caminar desde la misma playa costeando en dirección Cala Ratjada pasando primero por es Caló de n'Aladern hasta llegar a la Punta na Baixa donde se encuentra ubicada la cavidad.
Calzado: Botas de montaña.
Ropa
: Para entrar en el lago es mejor llevar pantalón corto o neopreno.
Desnivel desde el punto de partida : Ninguno.
Distancia desde el punto de partida : 670 m. aproximadamente.
Estética: III.
Magnitud: III.
Dificultad: III.
Altitud: 4 m.
Origen: Kárstico
Recorrido: Predominantemente horizontal.
Profundidad: -4 m.
Tiempo de aproximación : 10 minutos aproximadamente.
Aprovisionamiento: Hay tiendas en el lugar donde aprovisionarse.
Mejor época: En época de baño para así disfrutar de uno.
Acceso: Vehículo propio.
Mapas: Instituto geográfico Nacional, ( Artá ) 672 IV 1:25.000.
Coordenadas UTM para plasmar en una cartografía MTN 1:25.000: 539316 E, 4392973 N. DATUM EUROPEAN 1950.

Coordenadas UTM adaptadas al GPS: 539225 E, 4392775 N. DATUM WGS84.
Material: Además del caso y la iluminación nos puede venir bien una cuerda de 8 o 9 metros y unas botas de agua.
Última actualización: 8 de Julio del 2007.


Con la descripción a la cova de Na Barxa entramos en contacto por primera con el agua, que quiero decir, pues eso, que hasta ahora muchos de los antros tratados por Mallorca Verde contenían lagos en su interior, en algunos caso y que recuerde en este momento hasta cinco como es el caso de la cova des Pont pero nunca había descrito ninguna cavidad en la que tuvieramos que adentrarnos en ninguno de ellos tanto para cruzarlos como para continuar la visita de la cueva desde el agua, esta es la primera vez que lo hacemos y para ellos hemos escogido uno en el que si entramos en verano ni tan siquiera es necesario llevar traje de neopreno

Una vez nos encontremos en la puerta de la cavidad de considerables dimensiones, 2,5 metros de alta y poco más de 1 metro de ancha al asomarnos al interior de la misma podremos observar que para adentrarnos tenemos que descender destrepando unos 3 metros agarrandonos a la roca que se encuentra bastante resbaladiza (por lo menos así se encontraba el día que yo accedí a ella), por lo que es recomendable llevar una cuerda por si fuera necesario hacer uso de ella.

Una vez en el interior es posible que el agua procedente del mar cubra la galería poco mas de un palmo en su totalidad o que tan solo llegue el agua procedente de la inclusión marina hasta la altura de la boca por la que hemos accedido en todo caso es mejor llevar calzado apropiado para el agua, como pueden ser unas simple botas de goma o botas de montaña que se puedan encontrar ya un poco viejas. Una vez pisado tierra firme podremos observar como la profundidad del agua aumenta en dirección del mar aunque no se aprecia la luz que pudiera venir del exterior mientras que si nos dirigimos hacia el lado contrario desciende. Para seguir visitando la cavidad tenemos que comenzar a trepar sin ningún peligro mientras nos agachamos ya que el paso tiene poca altura, para acceder a la sala cosa que podemos hacer por dos sitios diferentes que se encuentran el uno junto al otro, si lo hacemos por el que se encuentra junto a la pared derecha según sentido de la marcha este se encuentra un poco mas bajo y a su vez es un poco estrecho por lo que quizás y sobre todo si no se esta muy delgado lo más recomendable es trepar un poco más para luego descender hasta el punto de entrada de paso antes mencionado y desde ese lugar adentrarnos en el agua del lago que se encuentra en este lado de la sala y que nos impide proseguir avanzando si no es a través de el.

Una vez en el agua hay que dirigirse hacia el lado izquierdo según sentido de la marcha por lo que tendremos que agarrarnos a las rocas con las manos para así acceder a un lugar donde la profundidad del lago es menor aunque no es estable y puede cambiar de una vez para otra. Enfocando la luz al agua del lago podemos observar gracias a la cristalinidad de ellas el camino a seguir para cruzar al otro lado y proseguir la visita.

Una vez en el otro extremo del lago debemos ascender por una pequeña rampa hasta la parte más alta de la cueva que se trata de una especie de "meseta" y de donde se puede tener una perspectiva de toda la cueva excepto de la galería de la entrada. Si nos dirigimos hacia la derecha bajando un poco llegaremos a la parte mas concrecionada de la cueva destacando un bonito gourg junto a una colada que que es sin duda la que le suministra el agua. Cabe también destacar próximo al gourg una interesante columna de algo más de cuatro metros y justo detrás de la colada se encuentra una especie de cornisa que nos permite contemplar el lago y la sala en las que nos encontramos desde otra perspectiva.

Las dimensiones de esta sala son aproximadamente de uno cuarenta metros de ancha por otros tanto de larga donde incluimos el precioso lago que tanto embellece esta cavidad, la altura del techo en la parte más alta no creo que supera mas de diez metros.

Esta cueva sirve de refugio de una comunidad de murciélagos por lo que hay que tener mucho cuidado de no molestarlos pudiendo encontrarse cierta cantidad de guano (abono natural creado a partir de excrementos de ciertos tipos de aves y murciélagos) por algún que otro lugar. El guano ha sido utilizado como abono orgánico en muchas ocasiones a lo lago de la historia debido a sus propiedades.

En el lago de esta cueva así como en el de otras de esta zona del litoral como pueden ser la del Drac de Porto Cristo y algunas otras mas se ha encontrado vida prehistórica. A partir de los años ochenta, y sobre todo en los noventa, la situación, en cuanto al conocimiento de la fauna troglobia en Baleares,  sufrió un giro de 180 grados. El investigador principal del proyecto Damià Jaume, ha descrito durante los últimos diez años hasta 43 especies nuevas de crustáceos, incluyendo 15 géneros y dos familias nuevas para este tipo de fauna, sobre todo de la que habita en las mencionadas cuevas anquihalinas. De estas nuevas especies 18 fueron encontradas en cuevas prospectadas en Baleares.

La cova de Na Barxa está considerada sitio Natural de especial interés biológico. J. A. Encinas S. Relación inventarial de subterráneos naturales de las Illes Baleares. 2006. Ediciones JAES.