Cova de Cal Pesso

Situación: Puerto de Pollensa. La cueva de Ca'l Pesso está enclavada en la sierra de Cavall Bernat (término municipal de Pollensa), en la parte superior de las ruinas de «Bocchoris», ciudad federada del Imperio Romano, y justo al pie de las murallas talayóticas que coronan la cumbre de la montaña.
Punto de partida
:
Un poco antes de llegar al Puerto de Pollensa viniendo de dicha población, hay una rotonda nueva que se ha construido para desviar el trafico en dirección a Formentor, pues bien, al llegar a la rotonda giramos a la izquierda y pasado unos cincuenta metros veremos a nuestra derecha un supermercado Caprabo pues justamente en frente de este supermercado sale la calle que vamos a tomar para hacerlo antes seguiremos hasta la siguiente rotonda para dar la vuelta y coger el carril paralelo a la carretera para poder regresar y coger la calle antes mencionada. Una vez dentro de la calle, tomaremos la primera que nos salga a la derecha que debe de ser la calle Ortensia y seguir por ella sin dejarla a pesar que da un sin fin de revueltas hasta encontrarnos con una pendiente que se dirige hacia la montaña y justamente allí termina la calle, antes nos advierte con una señal de que la calle no tiene salida, pues bien, en este sitio podemos dejar aparcado el coche pues desde aquí hasta el final de la calle hay poco más de 100 metros. Justo donde termina la calle, a la izquierda hay un chalet que se llama Las Ericas, el nombre lo tiene dentro del chalet en letras clavadas en una pared de piedra, conviene comprobarlo para estar seguro de que estamos en el sitio.

Encontrar la boca de la cueva cuesta un poco pero yo voy a intenta explicaros lo mejor que se de como llegar hasta la misma. Al final de la calle, hay una plaza de aparcamiento a la derecha en la que el dueño de chalet Las Ericas no te deja aparcar pero como ya iremos a pie pues nada, entramos y podemos tomar una pequeña senda para cruzar un trozo de monte baja que hay se encuentra, en cuanto lleguemos a las rocas, ya no hay camino por lo que solo tenemos que tener en cuenta que la cueva se encuentra a una distancia aproximada del chalet de unos doscientos metros no mucho más, digo esto para que no busqueis la entrada mucho más arriba ya que caminando en 15 minutos debemos de estar a la altura de la cueva. La dirección que hay que tomar es la que trae la calle en la que partimos recomiendo seguir las fitas (hitos) de piedra, la boca de la cueva la encontraremos a nuestra derecha coronada por arbustos y ciertamente no se ve hasta que estamos encima de ella. Es posible que confundamos la cueva de Cal Pesso con la cova petita del mismo nombre que se encuentra justamente debajo y de dimensiones minúsculas.

Calzado: Siempre es recomendable unas buenas botas de montaña.
Ropa
: Un mono es recomendable ya que en mas de una ocasión tendremos que arrastrar nuestro cuerpo por el suelo en la zona de las gateras y en invierno principalmente se encuentra bastante echarcado.
Desnivel desde el punto de partida : 122 m.
Distancia desde el punto de partida : 340 m. desde el final de la calle
Estética: IV.
Magnitud:
IV/VII
Dificultad:
III sin bajar al pozo, VIsi lo hacemos.
Altitud: 141 m.
Origen: Kárstico
Recorrido: Predominantemete horizontal.
Profundidad:
100 m.
Tiempo de aproximación : 15 minutos.
Aprovisionamiento: Llevar todo lo necesario.
Mejor época: Cualquier época.
Acceso:
En la página de la compañia Transunion http://www.transunionmallorca.com/principal.asp?opcion=7 se pueden ver diferentes posiblidades de como llegara a Pollensa. Tel. 971 900 209 Num. 0, Fax. 971 430 859, correo: linea@transunion.info
Mapas: Instituto geográfico Nacional, Hoja 644 - II ( Cala de Sant Vicenç), 1:25.000.
Coordenadas UTM DATUM EUROPEAN 1950
: 506426 E, 4418600 N.
Coordenadas UTM DATUM WGS84: 506323 E, 4418399 N.
Material: Es necesario equipo de progresión vertical además de una cuerda de unos 15 metros para salvar el primer obstáculo. Si queremos acceder al pozo también necesitamos otra cuerda de 100 metros y otra cuerda de unos 20 metros para usarla de pasarela que nos permite visitar la parte final de la cueva.
Última actualización: 30 de Diciembre del 2007.


Sin duda alguna nos encontramos ante una cueva de las más conocidas de la isla de Mallorca ya que son muchas las personas que acceden a su interior algunas de ellas se adentran en ella sin ningún tipo de conocimiento del medio y carente de cualquier información sobre el antro. También esta cueva se utiliza para iniciar a los alumnos de los diferentes cursos de espeleología que se realizan en Mallorca por parte de los diferentes clubs.

Nos adentraremos en la cavidad a través de un pequeño pocete de más menos un metro de diámetro por el que descenderemos hasta llegar una bifurcación donde cogeremos la del lado izquierdo ya que si nos equivocamos y intentamos avanzar por el derecho puede ocurrirnos lo que ya le pasó a un conocido mío que por equivocación intento pasar y se quedo atascado durante un buen rato en el que no podía ni avanzar ni retroceder con el consiguiente susto.

Ascenderemos por una pequeña rampa para a continuación descender hasta un pequeño balcón donde nos vamos a encontrar la primera dificultad de nuestra visita. Se trata de supera una pequeña rampa de unos 8 metros que se encuentra habitualmente mojada y en la que para no tener sorpresas en el regreso amarraremos una cuerda a una estalagmita y comenzar el descenso hasta llegar a la base de la rampa donde encontraremos fácil amarre de nuestra cuerda cosa que debemos de hacer para evitar que algún gamberro pueda retirar la cuerda.

Superado el obstáculo y para seguir nuestra visita voy a hacer una pequeña aclaración, la estructura de esta cueva consiste en una especie de "tubo" o galería con alguna pequeña ramificación a izquierda y derecha así como algún que otro pequeño pozo, por lo que es difícil extraviarse y si esto ocurre nunca será por mucho tiempo.

La cova de Cal Pesso tiene la fama de de carecer de formaciones, como casi siempre lo mejor es no hacer demasiado caso este tipo de afirmaciones ya que en este caso es totalmente falso como se podrá comprobar a lo largo de la visita a la cueva, es posible que algunas de las personas que hacen este tipo de afirmaciones no hayan visitado la totalidad de la cueva y eso les haga decirlo, de hecho ya en la base de la rampa comienzan a parecer las concreciones.

Para seguir nuestra visita lo haremos dirección NE comenzando un leve descenso hasta llegar al final de esta primera sala en la que atravesaremos una hilera de columnas para situarnos en la segunda dividida por otra hilera de columnas teniendo nosotros que avanzar por el lado izquierdo de la sala hasta encontrar la boca de la primera gatera . Si nuestra visita a la cueva coincide en época invernal, seguramente toda la zona de gateras o al menos gran parte de la misma se encuentre encharcada por lo que la mojadura y el ensuciarnos con barro está asegurado, lo único que podemos hacer es llevar la ropa más adecuada que en este caso es el mono. Una vez cruzada esta primera gatera saldremos a un pequeña sala y posteriormente a otra de parecidas características para finalmente llegar a otra con un techo un poco más más alto donde tendremos que atravesar la última gatera que nos sitúa junto al pozo de 65 m. (no se describe el pozo) continuamos nuestro camino descendiendo hacia la derecha hasta superar un tobogán se trata de un ala de la cueva que nos lleva a visitar una galería donde podemos encontrar interesantes cristalizaciones al final de la misma y a donde también nos debe acompañar una cuerda para salvar los resbaladizos toboganes.

Nuevamente en la sala, podemos observar como el techo baja de forma considerable teniendo que cruzar al otro lado entre unas columnas, en esta sala el techo nuevamente nuevamente se encuentra a gran altura destacando al fondo y a la izquierda sobre una rampa un gran numero de concreciones entre las que destaca una delgada columna rodeada de pequeñas estalagmitas, en la parte central de la columna esta es más gruesa comenzando nuevamente a adelgazar según se aproxima al techo. Esta columna es de características similares a otra que nos encontraremos un poco más adelante en un bonito rincón, pero para llegar a ella antes tendremos que superar la parte más delicada que tiene la cueva si exceptuamos el gran pozo.

Justo un poco más adelante de la fina columna antes mencionada nos encontraremos con otra mucho más gruesa en la que a su izquierda se encuentra un pozo de 9 metros y otro un poco más pequeño delante, a la derecha de la columna se forma un "pasillo" entre ella y otra hilera de columnas por donde pasaremos instalando un pasamanos (no hay problema en fijar la cuerda a un anclaje natural). La rampa por la que vamos a transitar para instalar el pasamanos esta cubierta por una fina capa de agua y en algunas ocasiones también puede encontrarse embarrada además hay que supera una especie de pequeño escalón de forma redondeada que desde luego puede dar sensación de peligro sobre todo a la persona que vaya a hacer la instalación. Una alternativa puede ser la de trepar por la hilera de columnas que se encuentra en el lado derecho para salvar este delicado paso y así cruzar al otro lado ya que la visión permanente de los dos pozos antes mencionados hacen que nos suba la adrenalina. Un vez superado el obstáculo antes mencionado ya nos encontramos en el tramo final de la cueva siendo esta parte la mejor conservada ya que la mayor parte de la gente que visita la cueva regresan cuando se encuentran con los dos pozos.

En la sala que nos encontramos enseguida se puede apreciar lo que escribía con anterioridad ya que se encuentra excelentemente concrecionada por todo tipo de formaciones destacando un impresionante conjunto de banderas, y un amplio gourg así como la finísima columna antes mencionada rodeada de pequeñas estalagmitas mientras del techos penden múltiples estalactitas con forma de lanza que amenazan con ensartarnos. Al otro lado de esta sala y a nuestra izquierda destaca nuevamente un grupo de columnas en hilera al que accederemos haciendo uso de una especie de pasillo formado por diminutas estalagmitas que nos van a servir de apoyo y así evitar el casi seguro "patinazo" ya que la rampa se encuentra empapada de agua. Hemos llegado al final de la cueva en la que aun podemos visitar un par de pequeñas salas pero ya sin gran interés por lo que podemos dar por finalizada la visita e iniciar el regreso.

La cova de Cal Pesso está considerada sitio natural de especial interés biológico. J. A. Encinas S. Relación inventarial de subterráneos naturales de las Illes Baleares. 2006. Ediciones JAES.

Para saber más:

MORRO, J. A. y MORRO, J. R.  1972: Cova de Cal Pesso. II Simposium de Metodología Espeleológica. Escola Catalana d’Espeleologia. Barcelona.

DANIEL MAYORAL, TOMEU MATEU. 2007. "Mallorca, bellezas en la oscuridad" Guía práctica y visual de la espeleología en Mallorca.